Qué es un asesor fiscal y cuáles son sus funciones

Tanto las personas físicas que ejercen su profesión como autónomos como las personas jurídicas (empresas) deben cumplir una serie de obligaciones de carácter tributario, presentando y abonando sus impuestos en tiempo y forma. Dado que cualquier retraso o error puede ser sancionado, lo mejor en estos casos es estar al tanto de qué es un asesor fiscal y contar con los servicios de un profesional de este tipo.

¿Qué es un asesor fiscal?

Es un profesional cuya principal tarea es ayudar a sus clientes en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Pero, en realidad, su labor va más allá, porque también puede encargarse de la contabilidad, de ayudar en la planificación de activos y del asesoramiento a emprendedores entre otras tareas.

Durante años se ha intentado regular esta profesión de una forma unificada a través de la legislación, pero no ha sido posible. Lo que sí existen son códigos deontológicos aprobados por las diferentes asociaciones que representan y agrupan a estos profesionales.

“La independencia profesional y moral del asesor fiscal es una exigencia irrenunciable para poder asesorar y defender los legítimos intereses de sus clientes, constituyendo por ello un derecho y un deber”

Artículo 1 párrafo 2 del código deontológico de ANPAT

Funciones del asesor fiscal

  • Estar al tanto de la legalidad vigente en materia fiscal.
  • Optimizar la carga tributaria de sus clientes, de forma que estos puedan cumplir con sus obligaciones con la Agencia Tributaria de la forma que les resulte más beneficiosa.
  • Estudiar en profundidad la contabilidad y los activos de su cliente para elaborar declaraciones fiscales que sean lo más ventajosas posibles.
  • Hacer un seguimiento de los movimientos contables para verificar que todo sea correcto.
  • Llevar a cabo trámites con los registros públicos. Por ejemplo, cumplir con la obligación de legalizar los libros contables en el Registro Mercantil.
  • Brindar asesoramiento en la creación de nuevas empresas y de estructuras societarias.
  • Liquidación y presentación de impuestos tales como el IVA, el IRPF, el IGIC  y el Impuesto de Sociedades.
  • Representar a su cliente ante los servicios de Inspección Tributaria.
  • Realización de gestiones y comunicaciones con Hacienda incluyendo la solicitud de aplazamientos en el pago de impuestos.
  • Defensa fiscal del cliente, encargándose de elaborar recursos y reclamaciones.
qué-es-un-asesor-fiscal-y-cuáles-son-sus-funciones

Asesor fiscal vs. consultor fiscal

Aunque se cree que se trata de lo mismo, en realidad no es así. Un mismo profesional puede actuar como asesor fiscal o como consultor, la diferencia radica en la relación que tiene con el cliente.

El asesor acompaña a la empresa o al autónomo en su trayectoria y colabora con él de forma continuada. Sin embargo, el consultor es contratado únicamente para resolver un problema de carácter fiscal que aparece en un momento puntual.

¿Cuándo recurrir a un asesor fiscal?

La ley no exige en ningún caso que la gestión fiscal de autónomos y empresas esté en manos de asesores expertos. Pero, en la práctica, resulta más que recomendable contar con un especialista en materia fiscal.

El día a día de un profesional que trabaja por cuenta propia o de una empresa ya es bastante complejo de por sí. Si además hay que encargarse de trámites como realizar las declaraciones de impuestos, gestionar la contabilidad, pedir aplazamientos, etc. la gestión del negocio se vuelve todavía más complicada.

A ello hay que sumarle que muchos profesionales no tienen los conocimientos suficientes para hacer un control adecuado de sus obligaciones tributarias, y a muchas empresas pequeñas no les compensa tener un departamento dedicado en exclusiva a la contabilidad y las finanzas. Por eso, lo mejor en estos casos es ponerse en manos de personas especialmente capacitadas.

Al externalizar todo lo relacionado con la fiscalidad del negocio, el cliente no solo se asegura de que va a cumplir con sus obligaciones fiscales en tiempo y forma, sino que además tiene la seguridad de que su asesor intentará buscar el mayor ahorro posible. 

Ventajas de elegir a un asesor fiscal

Estar siempre al día de modificaciones legales

La normativa tributaria va cambiando con el paso del tiempo. Para el contribuyente, desconocer las últimas actualizaciones puede suponer cometer un error grave y acabar siendo sancionado por Hacienda, o pasar por alto alguna deducción que podría haberle ayudado a ahorrar.

Si se cuenta con un asesor fiscal este problema deja de existir, puesto que el profesional siempre está al día de la legislación vigente y conoce la mejor manera de cumplir con los trámites fiscales.

Alto grado de especialización

El asesor fiscal se dedica solo a esta tarea, esto quiere decir que tiene un alto grado de especialización. Por ello, realiza su trabajo de forma mucho más rápida y efectiva a cómo podría hacerlo un autónomo o un empresario sin conocimientos, ya que estos podrían pasar por alto cosas importantes.

Poder resolver dudas

Aunque el dueño del negocio no se encargue directamente de la fiscalidad del mismo, es normal que puedan surgirle dudas relacionadas con cuestiones tributarias. Por ejemplo, ¿cómo elaborar una factura para un cliente radicado en otro país de la Unión Europea? ¿Qué IVA hay que pagar en caso de realizar importaciones?

Contar con un asesor fiscal implica poder resolver de forma rápida este tipo de dudas, lo que evitará posibles errores.

Se evitan sanciones

Hacienda no tiene en cuenta si el error en la tributación se debe a que el contribuyente realmente quería falsear la información o a qué, sencillamente, se ha equivocado. Cualquier pequeño error puede dar lugar a sanciones.

De ahí que contar con un especialista sea la mejor forma de evitar acabar pagando de más por haber hecho algo de forma incorrecta.

Mayor tranquilidad

La gestión tributaria es una de las cuestiones que más preocupan a quienes tienen un negocio, precisamente porque saben que cualquier pequeño fallo puede dar lugar a un recargo o una multa. Por eso, una de las grandes ventajas de contar con un asesor fiscal es tener la tranquilidad de saber que todos los temas relacionados con la fiscalidad están en manos profesionales y no hay que preocuparse por ellos.

Ahorro de dinero

Como se señaló anteriormente, el asesor no solo se encarga de que su cliente cumpla con sus obligaciones tributarias de forma correcta, sino que además busca la forma de conseguir el mayor ahorro posible para él.

Aunque contratar al asesor tiene un coste, en realidad se trata de una inversión, porque con el ahorro que consigue se pagan de sobra sus servicios.

Ahorro de tiempo

Las gestiones fiscales pueden ocupar bastante tiempo cuando no se tienen demasiados conocimientos de lo que hay que hacer. Además, implican estar pendientes del calendario para cumplir los plazos.

Si se externaliza esta parte del negocio y se deja en manos de un experto, el autónomo o el empresario tienen más tiempo libre que pueden dedicar a otras áreas importantes para su actividad.

Teniendo claro qué es un asesor fiscal, qué funciones puede asumir y las ventajas que se derivan de contar con sus servicios, está claro que en la mayoría de los casos compensa contar con la ayuda de un profesional de este tipo. Ya que no solo consigue un ahorro económico para el gestor del negocio, sino que además le aporta una gran tranquilidad y le evita problemas con la Agencia Tributaria. Si todavía te quedan dudas, contacta con nuestros asesores fiscales en Zaragoza

Llamar a Sola y Ramón Abogados Whatsapp a Sola y Ramón Abogados