¿Qué es la asesoría legal a empresas y en qué consiste?

En los tiempos que nos está tocando vivir el modelo tradicional de asesoría legal a empresas basado en contar con un despacho de abogados de cabecera con el que se mantiene una iguala, o al que se recurre puntualmente en caso de necesidad (porque, por ejemplo, la empresa haya recibido una demanda o desee despedir a un trabajador), está claramente desfasado.

Hoy en día, la asesoría legal a empresas, igual que la que se presta a los clientes particulares, está obligada a ser lo más dinámica, actualizada y digitalizada posible, cierto; pero en el caso de la asesoría jurídica de empresas los abogados deben dar un paso más allá, preocuparse por conocer el negocio y la actividad de su cliente y poder prestar una asesoría jurídica preventiva en lugar de una reactiva.

Y es que, con independencia de que la asesoría jurídica a empresas se preste por servicios jurídicos internos o externos, lo más importante para las empresas en la actualidad es que su asesoría legal se adapte a sus necesidades, sea una herramienta para la toma de decisiones dentro de la legalidad y, en definitiva, le ofrezca una serie de ventajas.

Áreas de asesoría y consultoría de empresas imprescindibles

Como hemos apuntado, cada empresa y sector de actividad tiene sus necesidades específicas en las que requerirán un asesoramiento en una rama del derecho específica; así, por ejemplo, una compañía naviera precisará asesoramiento en materia de Derecho el Derecho Marítimo o una compañía que cotice en bolsa precisará de los servicios de un experto en Mercado de Valores.

Sin embargo, existen determinadas áreas en las que cualquier empresa precisa asesoría y consultoría legal de base.

Derecho mercantil y societario

Como su propio nombre indica, cualquier negocio o actividad económica se basa en el tráfico mercantil, por lo que el asesoramiento jurídico en la materia es fundamental para el desenvolvimiento de cualquier empresario, máxime si reviste la forma de sociedad de capital.

Esta área del derecho se divide, a su vez, en dos ramas diferenciadas:

De una parte nos encontramos con el derecho societario o corporativo, que se encargaría de la creación, funcionamiento, transformación y extinción de una sociedad mercantil.

Los abogados especializados en derecho corporativo asesorarán a las empresas no sólo en cuanto a los pasos legales que deben darse para que una sociedad mercantil se cree y desenvuelva conforme a la legalidad vigente, sino también en el día a día de sus socios y/o administradores.

De este modo, es frecuente que estos asesores se encarguen de la llevanza de libros societarios y se ocupen de cuestiones tales como preparar la convocatoria a junta general de socios, redacte las actas de las sesiones de los consejos de administración, o tenga poderes para protocolizar acuerdos sociales en escritura pública y estos queden debidamente inscritos en el Registro Mercantil.

Además, uno de los aspectos que pueden resultar de mayor utilidad a las empresas es el asesoramiento en materia de reestructuraciones y operaciones societarias tales como fusiones, escisiones, aumentos o disminución de capital, de suerte que la estructura mercantil que en cada momento adopte la compañía sea la que mejor se adapte a las estrategias y objetivos marcados por la compañía.

La otra parte o rama del derecho mercantil imprescindible en cualquier asesoría legal empresarial es la basada en la contratación mercantil: indudablemente, la forma en que las empresas tiene de llevar a cabo su actividad es mediante la firma de contratos mercantiles con clientes, proveedores, agentes, colaboradores, patrocinadores, intermediarios, y un largo etcétera.

Desde el más simple hasta el más técnico y complejo, es primordial contar con un buen asesor jurídico que redacte un clausulado claro, ajustado a la legalidad vigente y que recoja de manera eficaz las intenciones, obligaciones y derechos de las partes para que el objeto del contrato resulte exitoso y se eviten futuras discrepancias o controversias que puedan acaban en los tribunales.

Derecho fiscal y tributario

Otras de las principales cuestiones que preocupan a cualquier empresario son las relacionadas con los impuestos y tributos: todas las empresas y autónomos, igual que el resto de los ciudadanos, están obligada al pago de impuestos.

Además del Impuesto de Sociedades y el Impuesto de Actividades Económicas, la actividad de la empresa se puede encontrar gravada por tributos indirectos como el IVA o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales; cualquier operación que se cierre ante notario estará sujeto al impuesto de Actos Jurídicos Documentados e incluso puede ser que al Impuesto de Operaciones Societarias.

También serán sujetos pasivos de impuestos municipales como el IBI o la plusvalía, así como obligadas al pago de tasas y cánones; y si se dedica al comercio internacional, no podrán pasar por alto los impuestos y obligaciones aduaneras.

Lo fundamental para una óptima asesoría fiscal de la empresa no es sólo que vele por el cumplimiento de sus obligaciones fiscales para evitar posibles sanciones o inspecciones, sino buscar la optimización fiscalde forma que éstas puedan llevar a cabo su actividad dentro de la legalidad, pero con el máximo ahorro posible en impuestos.

Otras de las principales cuestiones que preocupan a cualquier empresario son las relacionadas con los impuestos y tributos: todas las empresas y autónomos, igual que el resto de los ciudadanos, están obligada al pago de impuestos.

Además del Impuesto de Sociedades y el Impuesto de Actividades Económicas, la actividad de la empresa se puede encontrar gravada por tributos indirectos como el IVA o el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales; cualquier operación que se cierre ante notario estará sujeto al impuesto de Actos Jurídicos Documentados e incluso puede ser que al Impuesto de Operaciones Societarias.

También serán sujetos pasivos de impuestos municipales como el IBI o la plusvalía, así como obligadas al pago de tasas y cánones; y si se dedica al comercio internacional, no podrán pasar por alto los impuestos y obligaciones aduaneras.

Lo fundamental para una óptima asesoría fiscal de la empresa no es sólo que vele por el cumplimiento de sus obligaciones fiscales para evitar posibles sanciones o inspecciones, sino buscar la optimización fiscalde forma que éstas puedan llevar a cabo su actividad dentro de la legalidad, pero con el máximo ahorro posible en impuestos.

Derecho laboral y de la seguridad social

De todos es sabido que los recursos más importantes de las empresas son los humanos, y en la medida en que los empresarios dependen de sus empleados para el desarrollo de su negocio, resulta imprescindible estar bien asesorado en cuanto a los contratos laborales de sus trabajadores, la gestión del personal y las relaciones con la Seguridad Social.

Ciertamente, la rama social del derecho es muy relevante para las empresas, pues en la medida en que estés bien asesoradas en materia laboral ello propiciará un mejor ambiente laboral entre sus trabajadores, quienes al tener la confianza de que sus derechos laborales están garantizados y de conformidad con la legalidad vigente se sentirán más seguros, valorados y motivados, lo que redundará, sin duda, en una mejora de su productividad.

Pero no sólo es importante contar con un buen asesor laboral en lo relativo a los contratos de trabajo individuales, más aún en procesos de negociación colectiva y sindical, o en la tramitación de expedientes de regulación de empleo (ERTE o ERE), lamentablemente tan a la orden del día en estos últimos meses.

Áreas recomendables para una asesoría legal a empresas excelente

 

El valor añadido que la asesoría legal a empresas puede aportar y que venimos detallando con anterioridad también se complementa en las materias que seguidamente mencionamos:

Derecho procesal

En determinados sectores, como el financiero, consumo, telecomunicaciones o transportes, por nombrar algunos, resulta incluso necesario contar con los servicios de un letrado especializado en actuar e intervenir ante los juzgados y tribunales dada la alta litigiosidad que pueden enfrentar, así como conocer el arbitraje (máxime los especiales como el Arbitraje de Consumo o Arbitraje Internacional), y que gracias a un profundo conocimiento de su cliente se encargue de adoptar las mejores soluciones en la resolución de controversias.

Derecho público

Asimismo, todas las compañías deben contar con asesoramiento jurídico especializado en sus relaciones con el sector público; inevitablemente, todas las compañías se relacionan a diario con las Administraciones Públicas en el desenvolvimiento de su actividad, ya sea para la obtención de licencias o autorizaciones administrativas, obtener y gestionar subvenciones o alcanzar acuerdos o convenios con entidades del sector público.

Pero es que además determinados sectores de actividad o empresas precisan de una asesoría jurídica especializada en derecho administrativo con carácter necesario; así, las empresas que se dediquen a participar en licitaciones públicas y suscriban contratos con la administración, las compañías que presenten servicios en sectores regulados (tales como energía, transporte o telecomunicaciones).

Y, por descontado, deben estar asesorados por abogados especialistas en la materia aquellas promotoras, inmobiliarias, constructoras y compañías dedicadas al desarrollo urbanístico o cuya actividad pueda tener repercusiones en el medio ambiente.

Compliance, Protección de datos y Prevención de Blanqueo de Capitales

Por último, consideramos necesaria la mención de determinados aspectos que tienen que integrar una asesoría legal a empresas excelente en la actualidad:

No podemos obviar la importancia del Compliance o Cumplimiento Normativo, sobre todo desde que las sociedades y demás personas jurídicas pueden ser penalmente responsables.

También es fundamental estar adaptados al Reglamento General de Protección de Datos y a la reciente Ley Orgánica de Protección de Datos y Defensa de los Derechos Digitales de los ciudadanos, ya que la inobservancia de sus preceptos puede dar lugar a la imposición de cuantiosas sanciones económicas, del mismo modo que ocurre con las normas de Prevención del Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo.

En definitiva, compartimos la creencia de que la buena asesoría legal a empresas consiste, en ayudar a la empresa en el desarrollo su actividad garantizando el cumplimiento del marco legal vigente y tratando su negocio como nuestro.

Si todavía no te has decidido llámanos y pregúntanos como podríamos ayudarte con nuestros servicios de Asesoría a empresas.

Llamar a Sola y Ramón Abogados Whatsapp a Sola y Ramón Abogados