Qué es el IAE y quién está obligado a pagarlo

Toda persona física o jurídica que inicie una actividad económica debe completar un trámite de registro tanto en la Seguridad Social como en Hacienda; en lo que a la AEAT respecta, el modo de consignar la actividad profesional o empresarial es dándose de alta en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas).

¿Qué es el IAE?

El IAE es un impuesto obligatorio y directo que la Agencia Tributaria dispone para gravar cualquier actividad económica (profesional, empresarial o artística) que se desarrolle en territorio español, aunque existe una breve lista de actividades no sujetas al IAE, que veremos más adelante.

Es independiente a la naturaleza y al volumen de negocio de la actividad, lo que significa que el IAE afecta a todas las sociedades mercantiles, tanto sin son PYMES o grandes corporaciones, y también a los trabajadores autónomos y a los empresarios individuales, en calidad de personas físicas.

A pesar de lo que sugiere la denominación del IAE (efectivamente, es un impuesto), no quiere decir necesariamente que sea objeto de recaudación. Principalmente su función es censal, lo que significa que todas las actividades económicas que se desarrollen han de estar consignadas y puestas en conocimiento de la AEAT

 

Qué es el IAE y quién está obligado a pagarlo

¿Cómo funciona el IAE?

Esta consignación de las actividades económicas se realiza, en primera instancia, en el momento en el que la empresa o el autónomo se dan de alta en Hacienda; en este punto, la AEAT dispone, en sus modelos de alta, de una lista de códigos que engloban todas las categorías de actividades empresariales y profesionales.

Cuando se formaliza el alta, se indica qué código del IAE se aproxima más a la naturaleza de la actividad económica que se vaya a realizar. Además, no es obligatorio consignar un solo código de actividad, aunque se tendrá que cumplimentar un formulario de alta por cada código del IAE que se declare.

No todas las figuras (empresas y autónomos) están obligadas a pagar alguna cantidad por ello: como veremos más adelante, Hacienda contempla una serie de casos en los que se estaría exento de pagar el IAE.

¿El IAE es un impuesto municipal?

A este respecto, el IAE posee una peculiar estructura en cuanto a los organismos públicos encargados de su gestión y recaudación.

  • La gestión del IAE es compartida entre el Estado y las distintas administraciones locales o autonómicas, en función de qué tipo de cuota sea por la que se esté tributando (nacional, municipal o provincial).
  • La gestión censal depende del Estado, comprendiendo la formación de la matrícula del impuesto, el señalamiento de las cuotas y la calificación de las actividades.
  • La gestión de notificaciones puede recaer tanto en el Estado como en las administraciones locales y autonómicas.

En líneas generales, las cuotas nacionales y provinciales suelen ser gestionadas por la Agencia Tributaria (a nivel estatal), y la gestión censal de las cuotas municipales suele recaer en los Ayuntamientos o Diputaciones Provinciales.

¿Qué es el IAE de una empresa?

Cuando hablamos del IAE de una empresa, nos estamos refiriendo al código (o códigos). mediante los cuales una sociedad mercantil, amén de la forma jurídico-societaria adoptada, haya consignado sus actividades empresariales, tanto al inicio de su constitución como formalizando altas (y, por ende, bajas) sucesivas.

 

¿Y qué es el IAE de un autónomo?

Sucede algo análogo con los autónomos: cuando un trabajador por cuenta propia se constituye como tal, en ese mismo momento consigna la actividad profesional de entre todos los códigos disponibles, pudiendo tramitar altas y bajas sucesivas de ésta o de otras actividades económicas.

Actividades sujetas al IAE

Aunque el IAE afecte a todas las actividades económicas, en el primer apartado del artículo mencionamos que había ciertas actividades no sujetas al IAE ya que no constituyen hecho imponible del impuesto (en virtud del artículo 81 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales). Son las siguientes:

  • Actividades agrícolas.
  • Actividades ganaderas dependientes.
  • Actividades forestales.
  • Actividades pesqueras.

Adicionalmente, hay una serie de operaciones que tampoco ponderarían en un hipotético cálculo del IAE:

  1. La venta, cesión o donación de los derechos sobre bienes o propiedades comprendidas en el activo fijo material con una antigüedad superior a dos años.
  2. La venta de bienes de uso particular y privado utilizados durante menos de dos años.
  • Las retribuciones en especie gravadas previamente por el IRPF.
  1. La exposición de artículos con propósito meramente decorativo u ornamental en un establecimiento.
  2. La realización de un solo acto aislado de venta minorista.

Modelo de impuesto de actividades económicas

La consigna del IAE se lleva a cabo a través de varios modelos que dispone la Agencia Tributaria, y que se pueden encontrar en su sitio web. La presentación puede realizarse igualmente de forma telemática a través de la Sede Electrónica de la AEAT, o de forma presencial, en la delegación territorial de Hacienda correspondiente al domicilio social de la empresa o el autónomo.

En cuanto a los plazos de presentación, el IAE siempre ha de quedar registrado dentro de los primeros treinta días tras el inicio la actividad económica: esto significa que, en el proceso de constitución de un autónomo o una sociedad, se dispondrá de 30 días después de haberse dado de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) en la Seguridad Social, o de haber registrado la sociedad en el Registro Mercantil.

Posteriormente, se sobreentiende que cualquier actividad adicional que vaya a ser consignada seguirá la misma premisa del plazo de los primeros treinta días.

Modelos 036 y 037

Los modelos 036 y 037 de Hacienda se corresponden con las operaciones de alta, modificación, baja y declaración censal simplificada. En estos modelos también se consignan los locales afectos a la actividad económica.

Se pueden presentar uno u otro indistintamente, tanto en el momento inicial del alta de la actividad económica, como más adelante para agregar nuevos epígrafes de actividad, dar alguno de baja o modificar algún dato de alguno existente.

Cabe destacar que el modelo 036 es el más completo y el que, por consiguiente, se utiliza más para formalizar este trámite; el modelo 037 es una declaración simplificada que no incluye tantos datos, y que solo se utiliza para dar de alta ciertas actividades.

Modelo 840

El modelo 840 de Hacienda también se utiliza para registrar el alta, baja, modificación o variación de datos del IAE. Es un modelo que tienen que presentar todas aquellas figuras no exentas del pago del IAE, las cuales describiremos en el último apartado del artículo.

Modelo 848

El modelo 848 de Hacienda va de la mano del 840, y solo lo presentarían aquellas sociedades mercantiles no exentas del pago del IAE. En este formulario, la empresa declararía el importe neto de la cifra de negocio, es decir, la cifra total de los ingresos de la sociedad, siempre y cuando no se hayan declarado previamente en el Impuesto de Sociedades, en el Impuesto de la Renta de No Residentes, o en el modelo 184 (declaración informativa de entidades en régimen de atribución de rentas).

¿Cómo calcular el IAE?

El cálculo del IAE se realiza en función de las cuotas de la tarifa aplicables a la actividad empresarial. Consta de la siguiente secuencia de pasos:

  1. Dicha cuota se multiplica por un coeficiente de ponderaciónestipulado según los ingresos anuales declarados, dando como resultado la cuota ponderada.
  2. La cuota ponderada se multiplica por el coeficiente de situación, un parámetro que determina cada ayuntamiento y que define el valor de la ubicación del local donde se desarrolla la actividad económica. El valor del coeficiente de situación suele oscilar, según cada localidad, entre 0,4 y 3,8. El resultado es la cuota incrementada.
  • Nuevamente la cuota ponderada anterior se multiplica por el porcentaje de recargo provincial, y al resultado se le suma la cuota incrementada calculada en el paso previo. El resultado de la operación es la deuda tributaria, es decir, la cantidad que se debe a Hacienda en concepto del IAE.

La relación de coeficientes y cuotas viene dada por las disposiciones recogidas en el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, concretamente en el artículo 86:

  • Coeficiente 1,29 para cifras de negocio desde 1 millón hasta 5 millones de euros.
  • Coeficiente 1,30 para cifras de negocio desde 5 millones hasta 10 millones de euros.
  • Coeficiente 1,32 para cifras de negocio desde 10 millones hasta 50 millones de euros.
  • Coeficiente 1,33 para cifras de negocio desde 50 millones hasta 100 millones de euros.
  • Coeficiente 1,35 para cifras de negocio superiores a 100 millones de euros.
  • Coeficiente 1,31 cuando no existen cifras netas de negocio.

¿Quién está obligado a pagar el IAE?

De los datos de la tabla anterior de coeficientes y cuotas se infiere fácilmente que todas las cifras de negocio inferiores a un millón de euros están exentas de pago del IAE; adicionalmente y por definición, cualquier actividad económica se beneficia de dicha exención durante los dos primeros años de la actividad.

Además, las personas físicas (autónomos y empresarios individuales) aunque tengan obligación de declararlo, no tienen obligación de pagar nada por el IAE; ocurre lo mismo con las asociaciones, fundaciones y sociedades sin personalidad jurídica (por ejemplo, una comunidad de bienes).

¿Cuándo se paga el IAE?

En general, el IAE se paga dentro de los primeros 45 días del año inmediatamente anterior al año que se esté declarando, es decir, en el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 14 de febrero.

Si buscas un profesional que se adapte a tu situación particular, consulta con nuestros asesores fiscales.

Llamar a Sola y Ramón Abogados Whatsapp a Sola y Ramón Abogados