¿Cómo darse de baja de autónomos en 2021?

Son numerosas las ocasiones en las que un trabajador autónomo necesita darse de baja, bien de forma permanente o de forma temporal. Sea cual fuere el caso, siempre surge la misma disyuntiva, ¿cómo darse de baja de autónomos? Conoce los pasos para darse de baja que debes dar si esta es tu situación, las particularidades del proceso, las modalidades en las que puedes suspender tu actividad por cuenta propia, los plazos que maneja la Administración, y algunos consejos que te serán de utilidad.

¿Por qué alguien querría darse de baja como autónomo?

Obligaciones del autónomo: Hacienda y Seguridad Social

Antes de comenzar, vamos a profundizar en el alta de autónomos. Es un procedimiento mediante el cual un trabajador por cuenta propia se hace visible de cara a Hacienda y a la Seguridad Social a la vez, y es un trámite obligatorio para que emprenda legalmente sus propias actividades profesionales.

Por un lado, cuando un autónomo se da de alta, lo hace para poder tributar a Hacienda: las transacciones que realice como parte de su actividad económica estarán sujetas a algún tipo de impuesto y, además, a retenciones fiscales.

La Agencia Tributaria debe estar al corriente de estas operaciones a través de las pertinentes declaraciones de IVA e IRPF, y solo es posible realizarlas si el autónomo está censado como tal, es decir, que se encuentre dado de alta en, al menos, un epígrafe del IAE (Impuesto de Actividades Económicas).

Por otro lado, el autónomo cotiza a la Seguridad Social, de la misma forma que lo hace un trabajador por cuenta ajena, solo que en aquel caso es la empresa (el empleador) quien cotiza por él.

La forma de cotizar a la Seguridad Social es pagando una cuota mensual, que se suele denominar comúnmente cuota de autónomos, y que implica una serie de coberturas para el autónomo, como contingencias comunes, desempleo o formación profesional. El alta en la Seguridad Social implica, necesariamente, el alta en el RETA (Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos)

¿Qué ocurre cuando un autónomo no está dado de alta?

En otras palabras, un autónomo que no esté dado de alta ni estará cotizando a la Seguridad Social ni estará declarando sus impuestos a la Agencia Tributaria: eso no significa que no pueda trabajar pero, mientras permanezca dado de baja, ni podrá emitir ni recibir facturas ni gozará de protección social.

darse de baja de autonomos 2021

¿Por qué darse de baja de autónomos?

No obstante, hay ocasiones en las que no hay otra que darse de baja de autónomos: sucede cuando un autónomo se ve obligado a cerrar su negocio definitiva o temporalmente. Cuando la actividad profesional no tiene visos de remontar, puede ser contraproducente seguir pagando la cuota de autónomos, es decir, “pagar por no poder trabajar”.

Pero también puede ser que el trabajador haya suscrito un contrato laboral (por cuenta ajena) con una empresa. Si bien no es obligatorio darse de baja de autónomos en estos casos, puede ser que el autónomo considere que no va a poder compaginar su actividad por cuenta propia con el nuevo trabajo en la empresa que le ha contratado. Si esto es así, se recomienda tramitar la baja de autónomos lo antes posible.

Finalmente, si el autónomo desea jubilarse, también tendrá que darse de baja: para ello, debe haber alcanzado la edad de 65 años y seis meses. Si el autónomo desea una jubilación anticipada, tendrá que haber acumulado 35 años de cotización antes de alcanzar la edad de 63 años.

Pasos para darse de baja de autónomos

Cómo darse de baja en autónomos en Hacienda

El primer paso es acudir a la Agencia Tributaria y tramitar allí la baja. Si recuerdas el trámite de alta en Hacienda (modelos 036 y 037), todo será más fácil: debes recuperar esa información y volver a rellenar el mismo modelo que empleaste para darte de alta, pero esta vez consignando claramente que deseas darte de baja.

El modelo está disponible para ser descargado en la Sede Electrónica de la AEAT: puedes rellenarlo manualmente y presentarlo en la delegación de Hacienda que corresponda a tu domicilio. Sin embargo, para reducir esperas, se recomienda realizar el trámite en línea a través del mismo portal.

Para darte de baja como autónomo online, deberás disponer de algún método de validación de la identidad, algo obligatorio para todos los trámites telemáticos que se realizan con las administraciones: DNI electrónico, certificado digital o Cl@ve. El sistema te pedirá que te identifiques mediante alguno de estos métodos llegado el momento.

 

 

  1. En la web de la AEAT, ve a Inicio – Todos los trámites – Censos, NIF y domicilio fiscal – Censos.
  2. En la página, una de las primeras opciones es la declaración censal presentable mediante los modelos 036 y 037. Accede a Cumplimentación y presentación telemática 037.
  3. La página te pedirá que elijas un método de validación de tu identidad: Certificado electrónico de identificación, DNI electrónico o Cl@ve PIN.
  4. Cuando hayas validado tu identidad, se te abrirá el formulario 037, en el cual marcarás la casilla 150 (Baja en el censo de empresarios, profesionales y retenedores), y consignarás la causa (casilla 151) y la fecha efectiva de la baja (casilla 152).
  5. Tendrás que consignar el epígrafe del IAE del que desees darte de baja. Si estás solo en uno, indícalo; si estás en varios, consígnalos todos.
  6. Firma y envía el documento.

Después de este paso, asegúrate de que tienes presentadas todas las declaraciones pendientes de IVA e IRPF a la AEAT. Si te queda alguna por presentar, hazlo en el mismo tiempo y forma que lo harías habitualmente: el hecho de darte de baja como autónomo en Hacienda no te exime de tu obligación de presentar los impuestos pendientes.

Por ejemplo, si te das de baja a mediados de agosto, tendrías que presentar del 1 al 20 de octubre la declaración del IVA correspondiente al tercer trimestre (de julio a septiembre), aunque sólo incorpores datos de aproximadamente un mes y medio de actividad.

No olvides las declaraciones anuales: la obligación de presentarlas tampoco se extingue con la baja, y tendrás que presentar todos los modelos anuales pendientes en su fecha. La única particularidad será que la información que aportes solamente hará referencia al periodo en el que hayas permanecido dado de alta.

Cómo darse de baja en autónomos en la Seguridad Social

Una vez que te has dado de baja en los epígrafes del IAE de Hacienda, te tocará darte de baja del RETA en la Seguridad Social. Nuevamente, podrás hacerlo presencial o telemáticamente, y el modelo que tendrás que presentar es el TA0521.

Si optas por presentarlo en persona, tendrás que acudir a cualquier oficina de la TGSS (Tesorería General de la Seguridad Social); para presentarlo online, en la misma Sede Electrónica de la Seguridad Social, tendrás que disponer de certificado digital o de DNI electrónico. Los pasos para darse de baja son los siguientes:

  1. Accede a Lo más visitado – Vida laboral – Servicios con certificado digital – Solicitud de baja en el Régimen Especial de Trabajadores por cuenta propia o autónomos.
  2. Valida tu identidad con el método que elijas.
  3. Rellena el modelo TA0521 con el epígrafe del IAE que hayas consignado en tu baja en la Agencia Tributaria, la fecha efectiva del fin de actividad (la misma que indicaste antes en el modelo 037) y la provincia a la que perteneces.
    Cuando pulses Confirmar al final del proceso, se tendría que guardar un documento PDF con el modelo TA0521 cumplimentado.

Condiciones y plazos para darse de baja de autónomos

No podrás tramitar tu baja de autónomos, ni en Hacienda ni la Seguridad Social, si tienes alguna deuda pendiente con estos organismos. Debes liquidar todas tus deudas pendientes de pago con ambas administraciones para que puedas finalizar tu relación con ellas en calidad de autónomo.

Desde la fecha efectiva de la baja, dispondrás de solo tres días naturales para realizar el trámite en la Seguridad Social; en cambio, en Hacienda, el plazo es más largo, siendo de un mes si la baja está motivada por el cese de actividad o por la disolución de una sociedad mercantil.

Modalidades para darse de baja de autónomos (y algunos consejos prácticos)

Como hemos dicho antes, puede ser que la baja de autónomos no vaya a ser definitiva, sino solo temporal: en este caso, estamos ante una circunstancia formalmente diferente denominada cese de actividad.

Es una casuística prevista para suspensiones eventuales de la actividad profesional, y que permite el acceso a una prestación especial para compensar la carencia de ingresos procedentes de la actividad económica.

Mientras se está en cese de actividad, se sigue cotizando y, por lo tanto, pagando la cuota de autónomos. No es realmente una baja, sino una suspensión temporal de la actividad que no conlleva la baja de autónomos.

Por un lado, acogerse al cese de actividad implica no perder las posibles bonificaciones que la Seguridad Social pueda conceder al autónomo, y que normalmente están supeditadas a la acumulación de periodos consecutivos de cotización.

Por otro lado, podría ser que al autónomo no le compense, económicamente hablando, seguir pagando la cuota aun percibiendo una prestación, o incluso correr el riesgo de haberse acogido al cese de actividad y luego tener algún problema que le impidiera acceder a dicha prestación.

Desde Sola y Ramón ponemos a su disposición a los mejores profesionales para llevar a cabo estás y otras gestiones del día a día del autónomo, consulte nuestros servicios de asesoría laboral.

 

Llamar a Sola y Ramón Abogados Whatsapp a Sola y Ramón Abogados